Motivación personal
La sensación de euforia que siente uno al dominar este idioma es algo inenarrable, no tiene precio. Obviamente, no vas a conseguir este objetivo en dos días pero, poco a poco, trabajando correctamente y dando pequeños pasos en la dirección adecuada, te aproximarás cada vez más a tu meta final.

Decidir que quieres aprender inglés es el primer paso y una vez tomada esta decisión el resto viene rodado. El proceso de aprendizaje es ilusionante ya que a medida que amplíes tu vocabulario y tus conocimientos de gramática, entenderás mejor a los demás y podrás comunicarte de una manera más fluida, hecho que hará que se incremente tu confianza en ti mismo y que disfrutes cada vez más utilizando el inglés.